¿Es la agricultura ecológica la mejor solución para alimentar el planeta?

La intensificación de la agricultura en las últimas décadas ha incrementado la disponibilidad de alimentos hasta niveles nunca antes conseguidos. Sin embargo, esta intensificación también acarrea considerables efectos adversos sobre el medioambiente (eutrofización y acidificación de masas de agua, emisión de gases de efecto invernadero, perdidas de biodiversidad…).  La agricultura ecológica emerge como posible alternativa a esta agricultura intensiva. Actualmente la superficie mundial cultivada bajo la consideración de agricultura ecológica se sitúa alrededor del 1% de la superficie total cultivable.  Pero, ¿Sería posible un cambio masivo a este tipo de agricultura? ¿Qué pasaría, te lo imaginas?

Agriculture_Hexagon_Agriculture

Pues bien, no imagines más, se te han adelantado. El equipo de Adrian Muller, investigador suizo del Instituto de investigaciones sobre Agricultura Ecológica (FiBL), se lo ha planteado y los resultados han sido publicados en la revista “Nature Communications” la semana pasada. Grosso modo la conclusión del estudio ha sido que la agricultura ecológica puede contribuir a proporcionar alimentos suficientes y mejorar los impactos ambientales pero si se cumplen dos requisitos: reducción del consumo de carne y del desperdicio alimentario. Sigue leyendo

Anuncios

La historia de la agricultura en España en 1000 palabras

Casi al final del largo camino de nuestra evolución, hay un hito. Este marca la entrada al neolítico y abandona una etapa que nos convirtió en lo que somos y nos expandió por el mundo, el paleolítico. Ese hito, esa marca en el camino se trata de la domesticación de las primeras plantas y animales. Mesopotamia es el origen, hace unos 10.000 años. De ahí se extendió, primero a orillas del mediterráneo luego tierra adentro. En otros sitios surgió de manera independiente, hasta ocho veces en lugares y fechas distintos (China, África, Mesoamérica…). Desde entonces hemos estado seleccionado a nuestro antojo pequeñas variaciones genéticas que, desde nuestro punto de vista, nos resultan más útiles. Selección que empezó hace unos 10.000 años en un punto concreto y continúa hoy en día en cualquier lugar del mundo. No fue un cambio brusco sino gradual, tampoco mejoro la calidad de vida de esos pioneros, al menos al principio, pero permitió la multiplicación y expansión tanto de humanos como de un manojo de especies elegidas.

neolitico

El neolitico, ¿Arcadia feliz? -No lo creo-

Sigue leyendo

El monte ya no es lo que era

Con la llegada del fin de semana muchos de nosotros salimos de la urbe, que nos atrapa con su trabajo el resto de la semana. Buscamos un contacto, casi perdido, con la naturaleza. El medio rural recupera, momentáneamente, la algarabía de tiempos pasados aunque no lejanos, y la gente que se resigna a abandonarlo y vive del turismo, lo agradece.

Paisaje

Paisaje, ¿alterado?

En este entorno nos deleitamos con la contemplación de un entorno donde la naturaleza manda, un entorno estático, solo afectado por el paso de las estaciones, donde la mano del hombre apenas se hace patente.

Esta última frase, aunque ampliamente extendida en el imaginario general, es profundamente falsa. Sigue leyendo

Glifosato, su fin parece más cercano…pero, ¿Y después qué?

Una vez más, la UE no se pone de acuerdo sobre el futuro del “herbicida maldito”, su prohibición parece más cercana.  ¿Qué consecuencias tendría su prohibición?

Vivimos en unos tiempos en que los medios sociales han construido un muro que nos desconecta del dialogo, que eleva argumentos emocionales basados en anécdotas a la categoría de evidencias, que construye “verdades” basadas en miedos y  desasosiegos. Nos dice lo que queremos oír y oímos lo que nos quieren decir.

No nos han presentado el debate sobre el glifosato como un debate basado en informes técnicos y en la experiencia de 40 años de uso. Nos han hecho creer que es una guerra. Una guerra entre una multinacional y el poder de la gente, entre la mala ciencia “comprada” y unos investigadores independientes luchando contra el sistema, entre la agricultura que nos envenena y una ecológica, entre lo “químico” y lo “natural”. Da igual que sea uno de los herbicidas más seguros, efectivo y barato. Da igual que más de 3.300 estudios revisados por pares y publicados en revistas científicas y las principales agencias de seguridad alimentaria avalen su seguridad. Da igual que en Europa esté vinculado a uno de los tipos de agricultura más sostenible: la agricultura de conservación.

glifosato3

No es un simple herbicida, es un icono en una guerra entre buenos y malos, aquí todo vale, nosotros somos los buenos, ¿Dónde quieres estar tú? Sigue leyendo

La Agricultura de Conservación: que es, porque te debería importar y que la amenaza

Sector agrario y cambio climático son dos realidades interconectadas. Por una parte, la agricultura es una de las principales fuentes emisoras de gases de efecto invernadero, en torno al 12% del total, y por otra parte es, probablemente, el sector más afectado por el cambio climático. Por lo tanto, la agricultura, como sector, debe ser parte activa e interesada en la lucha contra este, adoptando métodos y técnicas que satisfagan la demanda creciente de alimentos y a la par sean sostenibles.

En países mediterráneos como el nuestro, uno de los principales problemas, en este contexto de cambio climático, es la erosión y desertificación. Más de la mitad de la superficie agrícola española está clasificada con un riesgo medio-alto de erosión, siendo los métodos convencionales de agricultura un factor agravante. Métodos basados en la labranza entre cultivos, alterando la estructura del suelo y dejándolo descubierto a los agentes erosivos.

Erosion_espagna_mapa

Mapa de la erosión en España. Fuente: MAPAMA

Pero, ¿hay alternativa?

La agricultura avanza y evoluciona, si hace años el sueño de todo agricultor era una apero que moviera la tierra cuanto más mejor (a ser posible más que el de tu vecino), ahora se busca intervenir lo menos posible el suelo, para dar respuesta a estas amenazas antes citadas, sin perder rentabilidad ni eficiencia. Nace así la agricultura de conservación. Sigue leyendo