La Agricultura de Conservación: que es, porque te debería importar y que la amenaza

Sector agrario y cambio climático son dos realidades interconectadas. Por una parte, la agricultura es una de las principales fuentes emisoras de gases de efecto invernadero, en torno al 12% del total, y por otra parte es, probablemente, el sector más afectado por el cambio climático. Por lo tanto, la agricultura, como sector, debe ser parte activa e interesada en la lucha contra este, adoptando métodos y técnicas que satisfagan la demanda creciente de alimentos y a la par sean sostenibles.

En países mediterráneos como el nuestro, uno de los principales problemas, en este contexto de cambio climático, es la erosión y desertificación. Más de la mitad de la superficie agrícola española está clasificada con un riesgo medio-alto de erosión, siendo los métodos convencionales de agricultura un factor agravante. Métodos basados en la labranza entre cultivos, alterando la estructura del suelo y dejándolo descubierto a los agentes erosivos.

Erosion_espagna_mapa

Mapa de la erosión en España. Fuente: MAPAMA

Pero, ¿hay alternativa?

La agricultura avanza y evoluciona, si hace años el sueño de todo agricultor era una apero que moviera la tierra cuanto más mejor (a ser posible más que el de tu vecino), ahora se busca intervenir lo menos posible el suelo, para dar respuesta a estas amenazas antes citadas, sin perder rentabilidad ni eficiencia. Nace así la agricultura de conservación.

Como toda cambio, y más en el sector agrario, lleva su tiempo y hay paradigmas que no son fáciles de cambiar. No obstante, se trata de un tipo de agricultura bien implantada y en expansión, con un incremento de casi el 50% entre 2008 y 2015, hasta alcanzar en este último año 1,9 millones de hectáreas, el 13% de la superficie de cultivo en España. A pesar de su relevancia, tiene un considerable potencial de expansión, podría llegar hasta los 12,9 millones de hectáreas*.

AC % FF

El primer gráfico muestra las dos tecnicas empleadas en AC: siembra directa en cultivos anuales (33%) y cubiertas vegetales en cultivos permanentes (67%). El segundo, los porcentajes, por CC.AA., de AC con respecto al total de superficie agrícola. Fuente *

¿En qué consiste?

La agricultura de conservación tiene dos características definitorias:

  • No alteración del suelo mediante laboreo
  • Cobertura permanente del suelo

Pero vivámoslo en primera persona, metámonos en el papel. Supón que eres agricultor de cereal. Este año vas a cambiar, llega julio y cosechas, sacas la paja y…¡¡espera!!, en vez de labrar seguido vas a probar una nueva técnica que has oído en una charla técnica (si, los agricultores están en constante formación e innovación, borra esa imagen del paisano con gorro de paja y camisa de cuadros azada en mano). Dejas el campo con el rastrojo hasta sembrar de nuevo en octubre. Eres el primero del pueblo y no pasa desapercibido, -Tú, que guarrada de campo tienes, ¿no has visto como se te ha puesto de hierbas? Labra eso, hombre- te aconseja un vecino. Una tormenta de verano cae con ganas, tu campo está en pendiente y todos los años, en estas fechas, estas tormentas se te llevan buena parte del suelo, pero llegas y todo bien, no hay cárcavas y por el desagüe de tu campo solo va un poco de agua y no esta turbia, ¡¡buena señal!!  Llegan las primeras grullas, el otoño está aquí, hay que sembrar. Unos días antes, aconsejado por el técnico de la cooperativa, aplicas el herbicida, glifosato para más señas, seguido el abono y a sembrar. El cambio está hecho, de aquí a la cosecha igual que antes, atento a las labores y que el tiempo acompañe. Pasa el tiempo, llega el verano y con él la cosecha, comparas con tu vecino, ha ido muy similar. Tu vecino se empieza a interesar, -Cuenta, cuenta, ¿Qué beneficios le has visto?-

SIEMBRA DIRECTA

Siembra directa

Beneficios para el agricultor

Al no labrarse el suelo se produce un ahorro en la mano de obra y un menor uso de maquinaria para preparar el suelo antes de la siembra lo que se traduce en un ahorro de combustible y una reducción de gastos de mantenimiento de la maquinaria, por ejemplo mediante la siembra directa se consigue una reducción media de casi el 50% de los tiempos de trabajo y un ahorro de 35 l de gasoil/ha*. Por lo tanto se consigue mejorar la rentabilidad de las explotaciones, ya que las producciones no difieren significativamente a las obtenidas por métodos tradicionales.

AC gastos

Beneficios sobre el suelo

Al tener todo el año el suelo cubierto, ya sea por el propio cultivo o por los restos del mismo se produce una reducción de la erosión hídrica y eólica. Tanto la lluvia como el viento reducen su potencial erosivo. Se estima que la perdida de suelo en España por erosión es, de media, 14,4 tn/ha y año, con la agricultura de conservación se evita hasta el 90% de las perdidas, esto es evitar la pérdida de 13 tn/ha año*.

AC

La cobertura vegetal y el no labrar favorecen el desarrollo de una estructura viva en el suelo en microorganismos, lombrices, insectos… que contribuyen a la formación del suelo y a su fertilidad. Además, al reducir la erosión no se pierde materia orgánica, tan escasa en nuestras latitudes.

Beneficios sobre el CO2

Por dos vías, la primera el hecho de no labrar la tierra permite que el suelo absorba el carbono secuestrado previamente por el cultivo mediante la fotosíntesis. Segunda, menores emisiones de CO2, por un lado, gracias a la no alteración del suelo, se consigue que el CO2 atmosférico previamente fijado no se libere de nuevo. Por el otro, el menor uso de maquinaria asociada a este tipo de agricultura reduce el consumo de combustibles y sus emisiones.

Poniendo números encima de la mesa, evita la emisión de 9,1 millones de toneladas de CO2 cada año desde el suelo, además, dado su menor uso de maquinaria, la agricultura de conservación evita 122,3 mil toneladas de CO2 adicionales cada año en relación a la agricultura convencional. En conjunto, las emisiones de CO2 evitadas por la AC equivalen a compensar las emisiones de una población equivalente a una ciudad como Barcelona*.

Pues todo son ventajas, ¿Alguna pega?

Como expone Christophe Bouchet autor del blog CulturAgriCulturE “Por la supresión del arado, los agricultores mejoran la salud de los suelos pero pierden un medio efectivo de gestión de las malas hierbas. El éxito de esos cultivos pues depende en gran parte del empleo de herbicidas, entre los cuales destaca el glifosato.” Esto que no es necesariamente una pega, se convierte en ella cuando vemos que sobre este herbicida pende la negra sombra de la no renovación de su uso en Europa. Herbicida, no está mal recordar, que es barato, efectivo y seguro, como atestiguan las principales agencias de seguridad alimentaria e investigaciones científicas.

Para los agricultores que han dado el paso a este tipo de agricultura, la no renovación del glifosato podría tener como consecuencia el abandono de este tipo de prácticas más respetuosas medioambientalmente.

¿Se han tenido en cuenta aspectos como este en el debate ideológico, que no científico-técnico, sobre el glifosato? ¿Se está trabajando en alternativas para responder las incertidumbres de tantos agricultores en Europa?

Es posible que el glifosato se prohíba en Europa, pero, y después…¿qué? –> Léelo aquí.

 

 

*Los datos con asterisco provienen del informe “Impacto socioeconómico de la Agricultura de Conservación y de la no renovación de la autorización del glifosato en España” elaborado en abril de 2017 por PwC a solicitud de la Asociación Empresarial para la Protección de las Plantas (AEPLA).

Anuncios

5 comentarios en “La Agricultura de Conservación: que es, porque te debería importar y que la amenaza

  1. Pingback: Glifosato, su fin parece más cercano…pero, ¿Y después qué? | El Ecologista Transgénico

  2. Pingback: La historia de la agricultura en España en 1.000 palabras | El Ecologista Transgénico

  3. Pingback: Manual para sobrevivir (con éxito) a un debate sobre glifosato | El Ecologista Transgénico

  4. Molt interessant. Molt. Hi manca un quart avantatge -que és, en bona mesura, crec, el que justificaria el terme “conservación” per definir aquest tipus d’agricultura-: el fet que deixar els rostolls tot l’any, suposa una font d’alimentació i refugi per a nombrosíssima biodiversitat dels medis agrícoles. Els camps llaurats després de la collita, al principi de l’estiu, es converteixen en un veritable desert de vida salvatge espontània, des d’invertebrats fins a ocells i mamífers. De fet, paradoxalment -des d’un punt de vista dels “tòpics” ecologistes-, l’entitat conservacionista més potent d’Europa, la RSPB anglesa, aconsella aquesta mena de pràctiques en alguns casos, per contribuir a mantenir la biodiversitat.
    Desconec la dimensió “real” dels problemes del glifosat; és objectivament irrefutable, però, que el seu abús és també un dels principals causants de la destrucció de la biodiversitat als mitjans agraris (olivars, vinyes, vores de camps i camins…).
    Com amb tants d’altres productes, el problema tot sovint és que és l’abús, el que n’acaba “justificant” la prohibició, cosa que penalitza qui en fa bon ús…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s