¿Es la agricultura ecológica la mejor solución para alimentar el planeta?

La intensificación de la agricultura en las últimas décadas ha incrementado la disponibilidad de alimentos hasta niveles nunca antes conseguidos. Sin embargo, esta intensificación también acarrea considerables efectos adversos sobre el medioambiente (eutrofización y acidificación de masas de agua, emisión de gases de efecto invernadero, perdidas de biodiversidad…).  La agricultura ecológica emerge como posible alternativa a esta agricultura intensiva. Actualmente la superficie mundial cultivada bajo la consideración de agricultura ecológica se sitúa alrededor del 1% de la superficie total cultivable.  Pero, ¿Sería posible un cambio masivo a este tipo de agricultura? ¿Qué pasaría, te lo imaginas?

Agriculture_Hexagon_Agriculture

Pues bien, no imagines más, se te han adelantado. El equipo de Adrian Muller, investigador suizo del Instituto de investigaciones sobre Agricultura Ecológica (FiBL), se lo ha planteado y los resultados han sido publicados en la revista “Nature Communications” la semana pasada. Grosso modo la conclusión del estudio ha sido que la agricultura ecológica puede contribuir a proporcionar alimentos suficientes y mejorar los impactos ambientales pero si se cumplen dos requisitos: reducción del consumo de carne y del desperdicio alimentario.

La primera conclusión que extrae el informe es que, una conversión total a la agricultura ecológica conllevaría un aumento de entre el 16 y el 33% del uso del suelo, con respecto a la agricultura convencional, para satisfacer la demanda mundial en 2050. Ante esto los autores aseguran que: “Solamente transformando el actual sistema agrícola a un sistema 100% basado en agricultura ecológica no es viable y conllevaría un aumento de la superficie agrícola”  y añaden, “si se quiere evitar este efecto catastrófico para el medio ambiente, habría que limitar el consumo de carne hasta conseguir que el aporte de proteínas procedentes de animales baje del 38% actual al 11% sustituyendo estas proteínas animales por proteínas provenientes de legumbres y reducir un 50% el desperdicio de comida”.

Analicemos más detenidamente si pueden conseguirse estos dos condicionantes para reducir el impacto ambiental de una conversión total a agricultura ecológica.

Reducción del consumo de carne y aumento del consumo de legumbres

Este cambio sería deseable y beneficioso tanto desde el punto de vista medioambiental como sanitario. Pero, ¿es la tendencia que se viene observando o la que se espera en los próximos años? La respuesta es rotundamente, NO.

Como podemos ver en la siguiente gráfica, la producción de carne en las últimas décadas no ha hecho sino aumentar, sobre todo en países en vías de desarrollo.  La producción de carne ha pasado de 71 millones de toneladas en 1961 a 318 Mt en 2014.

meat-production-tonnes

Producción mundial de carne para el periodo 1961-2014. Fuente: Our World in Data

Según la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación) en su informe sobre perspectivas agrícolas, en los próximos años, lejos de disminuir, está previsto que el consumo global de carne crezca una media de un 1,4 % anual, lo que  equivale a un consumo adicional de 51 millones de toneladas en 2024, es decir, más de un  16 % del consumo adicional de proteínas. Este aumento se producirá principalmente en los países en desarrollo.

Por el contrario, el consumo de legumbres ha disminuido en las últimas décadas, con un pequeño repunte del consumo en los últimos 10 años. En la siguiente gráfica se muestran la tendencia en el consumo de kcal por persona y día para legumbres y carne.

Sin título

Tendencia en el consumo de carne y legumbres para el periodo 1961-2014. Fuente: elaboración propia a partir de datos de FAOSTAT

En resumen, este primer condicionante para la implantación total de la agricultura ecológica parece imposible que pueda lograrse.

Reducción del desperdicio de comida del 50%

Globalmente, alrededor de un tercio de la comida producida es perdida a lo largo de la cadena alimentaria. Esto representa un considerable desperdicio de tierra, agua, energía e inputs agrícolas. Por lo tanto, la agricultura no será realmente sostenible hasta que se reduzca considerablemente estos desperdicios (una reducción total es técnicamente imposible).

El desperdicio de comida se produce tanto en países desarrollados como en vías de desarrollo, aunque en diferentes eslabones de la cadena alimentaria. Por lo tanto, su reducción implicará diferentes estrategias dependiendo de la zona. Estrategias que van desde la mejora de infraestructuras de almacenaje y transporte hasta la educación y concienciación del consumidor.

Medidas encaminadas a la reducción de este desperdicio de comida se están tomando, con resultados satisfactorios. Aunque otros condicionantes como la rápida urbanización y la proliferación de cadenas de distribución de alimentos en países en desarrollo podrían ralentizar o invertir esta tendencia.

Se carece de datos fiables sobre la evolución del desperdicio de alimentos (dada la complejidad a la hora de medirlo). Pero se puede decir que, aunque no imposible, parece muy complicado, teniendo en cuenta la actual coyuntura, la reducción del 50% de los desperdicios alimentarios para el año 2050.

Conclusiones

¿Significa esto que la agricultura ecológica será totalmente inviable en el futuro? No, la agricultura ecológica tiene su nicho y está en plena expansión. Aunque en terminos mediambientales no es necesariamente mejor que la agricultura convencional (como vimos en este otro post), con determinados cultivos, por ejemplo leguminosas, y en determinada condiciones y escala puede presentar numerosas ventajas (producción local, valor añadido, fijación de población en terrenos no aptos para la agricultura más intensiva…), pero pretender basar la agricultura mundial  solo en este modelo sería un error.

En resumen, a mi modo de ver, se debe huir de fórmulas únicas basadas exclusivamente en uno u otro tipo de agricultura y tratar de integrar los actuales conocimientos y los futuros avances científico-técnicos con el fin de proveer una alimentación segura, suficiente y sostenible. Ningún sistema de producción es la solución por si solo, son solo herramientas y es nuestra obligación usarlas todas. No podemos desprestigiar ninguna técnica, la que sea, para solucionar un problema de tamaña envergadura. Van a ser necesarios desde la agroecología hasta las más modernas técnicas biotecnologicas para alimentar a una población creciente y con unos hábitos de consumo tan cambiantes, reto que también requiere de mejoras políticas y de distribución.

 

Referencia: Strategies for feeding the world more sustainably with organic agriculture (Nature Communications)

Un comentario en “¿Es la agricultura ecológica la mejor solución para alimentar el planeta?

  1. Pingback: ¿Es la agricultura ecológica más respetuosa ambientalmente? | El Ecologista Transgénico

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s