El efecto Dunning-Kruger y los anti-transgénicos

Pese al amplio consenso científico a favor de la seguridad de los alimentos transgénicos para el consumo humano y su potencial para proporcionar importantes beneficios nutricionales, muchas personas se oponen a su uso.

Un nuevo estudio publicado el ayer en Nature Human Behavior, nos ayuda a entender un poco mejor este movimiento, con bases más ideológicas o éticas que científico-técnicas. El estudio muestra como las personas que sostienen los puntos de vista más extremos contra los alimentos modificados genéticamente (GM) son los que menos saben sobre el tema, pero creen que son los que más saben.

maxresdefault

Los investigadores preguntaron a más de 2,000 adultos estadounidenses y europeos por sus opiniones sobre los transgénicos, luego les preguntaron cuánto creían entender sobre los alimentos transgénicos, y una serie de 15 preguntas verdaderas o falsas para evaluar cuánto realmente sabían acerca de la genética y la ciencia en general. Más del 90% de los encuestados del estudio informaron algún nivel de oposición a los alimentos GM.

El hallazgo clave del artículo es que cuanto más firmemente los participantes se opusieron a los alimentos modificados genéticamente, más informados creen que están sobre el tema, pero menor es su puntuación en una prueba de conocimiento real. Según los autores: “Los extremistas están peor calibrados. Si no sabes mucho, es difícil evaluar cuánto sabes. El sentimiento de comprensión que tienen entonces les impide aprender la verdad. El extremismo puede ser perverso de esa manera”.

El hallazgo tiene ecos del efecto Dunning-Kruger, la observación de la psicología social de que la incompetencia impide que los incompetentes reconozcan su incompetencia.

18622125_1839910279666363_1270515656348392163_n

Efecto Dunning-Kruger

Más allá de los paralelos con el efecto Dunning-Kruger, otros dos sesgos cognitivos pueden alimentar la tendencia observada en el estudio. La primera es la «evitación activa de información», donde las personas rechazan la información que les ayudaría a entender el mundo porque choca con sus creencias existentes. El segundo es el «efecto contraproducente», que describe cómo las personas pueden atrincherarse en sus posiciones originales después de rechazar nueva información.

La consecuencia de esto es que las personas que menos saben sobre temas científicos importantes probablemente sigan así porque no pueden buscar o estar abiertos a nuevos conocimientos.

Este estudio nos invita a reflexionar sobre la importancia de legislar en base al conocimiento científico existente y no en base a estados de histeria colectiva y nos puede ayudar a entender otros movimientos anti-científicos como los anti-vacunas, la homeopatía u otras pseudociencias.

Mas información: Extreme opponents of genetically modified foods know the least but think they know the most, Nature Human Behaviour (2019). DOI: 10.1038/s41562-018-0520-3 , https://www.nature.com/articles/s41562-018-0520-3

2 comentarios en “El efecto Dunning-Kruger y los anti-transgénicos

  1. Pues si son tan sanos cómete tu los transgenicos no se lo impongas a quien no quiere comerlos. Seremos ignorantes, pero quien defiende los OMG son muy prepotentes. Comanselos ustedes y dejennos en paz con sus inventos, por muchos estudios de lobbys que hagan no tienen ni idea de las consecuencias futuras.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s